Slideshow shadow

Taller Sabatino Julio 2015

julio 1, 2015 en Cursos, Papás por Carmen Romero

póster_sdicciones_tecnol

por Editorial

Importancia de la familia [Padres]

septiembre 30, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Adicionalmente a la carga genética son las competencias parentales las que en buena medida determinan la adquisición de ciertas características y conductas de los hijos. Es decir, que los buenos tratos  en la infancia promueven un buen crecimiento dependerán de las habilidades de los padres. Nos referimos como competencias a la capacidad de cuidar, proteger y educar a los hijos. Estas acciones constituyen la llamada parentalidad social, ya que la biológica se refiere a la posibilidad de procrear. Pero bien sabemos que es padre el que cría, no el que solo engendra.

Para cumplir con este rol se deben tener características fundamentales que te ayuden a cumplir el papel de padre. En primer lugar, encontramos la capacidad de apego, esta se refiere a la habilidad para establecer un vínculo afectivo. Puedes leer más acerca del apego aquí Como segundo punto está la empatía, la cual es la función de percibir el estado emocional interno de los hijos, así como su comprensión. Finalmente, se encuentra la participación en los grupos sociales para pedir, aportar y recibir ayuda de por ejemplo familiares, amigos, compañeros del trabajo, instituciones como escuelas, hospitales y demás.

Entonces, el desafío de ser padre consiste en cumplir con toda la responsabilidad que involucra, sobre todo con las tres necesidades  que son: nutrición, socialización y educación. Como abordamos en la importancia de la familia unos padres nutridores además de proveerte de todo lo que te hace falta de bebé, como comida, abrigo, protección, son los que te brindan un clima afectivo cálido que sentará las bases de un apego seguro, de la capacidad para establecer relaciones interpersonales adecuadas y conductas futuras. Por lo tanto, aunado a las otras dos premisas, en conjunto los padres son quienes ayudarán a construir una imagen de si mismo a su hijo, así como su identidad a través de experiencias que lo conduzcan a esto. De la misma forma, mediante su educación aprende patrones de comunicación, de límites intrapersonales, de auto control, de expresión de emociones, entre otros; los cuales están determinados por los modelos parentales y la ayuda de éstos en la vida.

El cumplimiento de todas estas obligaciones emocionales conllevan a una parentalidad sana y competente que brinda al niño la oportunidad de construir su desarrollo con base en un apego seguro. De la misma forma, el conducirse con sabiduría emocional hacia el pequeño estimula un despliegue cognitivo y afectivo que tiene como base el pensamiento crítico y reflexivo. Desde una infancia temprana hay que basar nuestros modelos de enseñanza en la confianza y la empatía para poder lograr en un futuro participar en prácticas sociales y familiares solidarias y altruistas.

 

Te dejamos este test para que evalúes si has cumplido hasta ahora con el desafío de ser padre cariñoso y asertivo o podrías mejorar. TEST https://testmoz.com/176508/

 

Referencias:

Barudy, J., (2007) Los buenos tratos a la infancia: parentalidad, apego y resiliencia, Ed. gedisa, Barcelona.

por Editorial

Límites Extremos [Padres]

septiembre 19, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Una de las causas frecuentes de una educación que tiende hacia lo agresivo es que como padres solemos pensar que los hijos son de nuestra propiedad y que tenemos derecho a tratarlos como queramos por el simple hecho de darles la vida, la educación, la comida. Hay que tener en cuenta, que la elección de concebir a un bebé es nuestra y que al momento de hacerlo estamos conscientes del compromiso que significa. Uno debe brindarle al hijo los recursos que le sean necesarios para un sano desarrollo sin esperar mucho a cambio, ya que esa es tu obligación como padre.

“Los peores métodos utilizados para disciplinar tales como los golpes, el silencio, o el abandono sugieren falta de destrezas y conocimientos sobre la buena comunicación que resultan en pelear por el poder” (López Navarro en Velasco, 2006). A lo largo de los años ha sido muy difícil concebir a los hijos como entes individuales, ya que antes del siglo XX se utilizaban como mano de obra o como personas no deseadas o como objetos, pertenencias.  El camino para erradicar la violencia hacia los niños ha sido largo, pero se ha ido avanzando y se continúa en esta lucha. Desde el siglo XX, los niños tienen sus propios derechos (consúltalos!); tú puedes aportar mucho con tus actitudes y acciones! Si tu fuiste educado de alguna de estas formas, te costará trabajo respetar la individualidad de tu hijo y podrás abusar del poder de padre. Antes de perder el control, respira, date un tiempo para que te recuperes, trata de pensar fríamente en qué es lo importante y lo mejor en este momento para tu hijo, para tu familia y para ti. Cuando ya estés calmada ahora sí puedes tomar una decisión. Si no sabes que hacer recurre a una amiga, un especialista o una persona de confianza que te pueda proveer de un consejo objetivo.

Asimismo recuerda constantemente en que la verdadera educación eficiente radica en colocarse en un punto intermedio (ni ser agresivo, ni ser permisivo); es decir, ni amastrear ni sobreproteger. Lo correcto es educar asertivamente, enfatizando los valores que sustentan tus decisiones como padre o madre. No te obsesiones con la obediencia, ni tampoco utilices el chantaje como arma principal.

por Editorial

¿Cómo poner límites? [Padres]

septiembre 18, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Las concepciones del rol de padre al imponer límites puede variar mucho, algunos les cuesta trabajo porque no quieren sentirse como policías, les gustaría hacerlo como un amigos, pero la verdad es que un padre no es amigo, sino responsable de la seguridad del niño, de esta forma también se obtiene cariño. Podrás ser un amigo cuando el niño sea independiente, mientras debe hacerte caso porque tienes más experiencia; para esto es necesario ganarte su voto de confianza. Los tres personajes que debe desempeñar un padre al momento de establecer límites son:

  1. Ser un guardián: Significa ser legalmente responsable por un niño, protegiéndolo y preservándolo. Por ejemplo, los niños no poseen la capacidad de distinguir entre el bien y el mal, el peligro de la seguridad, la vida de la muerte, etc. En sí, no piensan en los efectos de sus acciones sino en la gratificación inmediata, lo que les gusta. Por lo tanto, conforme van descubriendo el mundo van conociendo sus límites, sin embargo alguna de estas ocasiones puede resultar peligrosa sin la guía de un adulto. Así, el trabajo de éste reside en proveerle de un entorno seguro donde sea capaz de descubrir él mismo sus propios límites. Esto ocurre en la primaria. La tarea de balancear la libertad para que pueda explorar y aprender, con la seguridad, un punto donde no se dañe, es el principal reto de un padre. De esta manera, proveen al niño de un seguro y sano crecimiento. Este proceso por medio del cual el pequeño internaliza los límites, es decir los hace propios es gradual, se va dando poco a poco, al confiar en sus padres y maestros el niño se vuelve capaz de cuidarse a sí mismo, tal y como lo hicieran los adultos responsables de él. No te sientas culpable de poner límites a tu hijo! Él los necesita!
  2. Ser un supervisor: Una vez que tu hijo es más grande tendrás que ser un supervisor, este es aquél que se encarga de asegurarse de que los objetivos se alcancen de acuerdo a las demandas y expectativas. Los niños no nacen con la capacidad de auto disciplina, antes de aprenderla tienen que guiarse a través de una disciplina exterior, la cual es brindada por sus padres. Ésta se logra a través del control de recursos (ej. premios como, juguetes, aparatos electrónicos, actividades, pasar tiempo con ellos, etc), creando consecuencias, corrigiendo (sin ser premios y castigos), manteniendo el orden y construyendo aptitudes.
  3. Ser una fuente: Una vez más, recalcamos que los bebés vienen en blanco, esto incluye a los recursos materiales como la comida y el dinero y los conceptos inmateriales como los afectos de amor, protección, apoyo, etc. Entonces, los padres son dadores de todas estos objetos intangibles, lo cual constituye un puente entre el niño y el mundo exterior. En este dar y recibir, los límites juegan un papel de suma importancia, ya que los niños deben aprender como recibir y usar responsablemente lo que se les provee. Al principio, los padres son la fuente de la cual recibirán todos los recursos, pero conforme van creciendo se les debe criar con la independencia necesaria para que ellos obtengan lo que les haga falta. El rol de proveedor resulta difícil, ya que si no se encuentra el punto medio se puede caer en dos extremos poco saludables. El primero donde no se establecen límites y se satisfacen todas sus peticiones el niño se queda centrado en sí mismo, muy demandante y no aprende a convivir en sociedad. En cambio, si se le niegan los recursos que realmente necesita, entonces el niño se rinde y no desarrolla la capacidad de esperanza, no internaliza el poder alcanzar sus metas y no obtiene gratificación.

 

Recuerda que el poner límites es un signo de amor, de que deseas lo mejor para él y que le estas enseñando a actuar en sociedad. Algunos niños pueden pensar que el fijar límites es para molestar y por ende no los quieren. Cuando se así, recuérdale constantemente que lo haces por su bien y que no significa que no los quieres, si no al contrario, que te preocupas por ellos y les demuestras amor.

 

Referencias:

Cloud, H., Townsend, J., Boundaries with Kids, Ed. Zondervan, United States, 1998, 223 pp.

Verduzco, M., Murow, E., Como poner límites a tus niños sin dañarlos, Ed. Pax México, México, 2001, 133 pp.

por Editorial

Importancia de los Límites [Padres]

septiembre 17, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Fijar límites a tus hijos es muy importante porque ellos no saben lo que hacen, no tienen ni la más mínima idea de cómo manejar su vida para que las cosas le funcionen de una manera adecuada. Para eso estás ahí! Esa es tu función: amarlos, darles estructura y guiarlos hasta que se conviertan en personas maduras, capaces de triunfar en la vida. Piénsalo así: al igual que los cachorros necesitan cursos de obediencia básica, los niños igual necesitan ayuda del exterior (de sus entrenadores) para vivir en sociedad.

Ahora bien, los niños aprenderán y llegarán hasta donde los padres les provean. Por lo que, tus propias limitaciones juegan un papel muy importante en el momento de establecer límites, ya que influencian la forma en que tu hijo aprende (digamos que “eres el ejemplo”, es decir, si eres una persona ordenada, es más fácil que aprenda a ser ordenada, si tú eres desordenado por más que le digas, tu propia limitación y la imagen de lo que percibe interfiere en su aprendizaje). La primera y más fundamental imagen mental de cómo opera el mundo es a través de ti! y de lo que le enseñes como padre!

Una de las preguntas que ayudan más cuando como padre te enfrentas a un problema de conducta de tu hijo es: ¿Cuál es mi participación en la creación de este problema? Una respuesta honesta puede ser dolorosa, ya que involucra una mirada interior, una reflexión acerca de la propia conducta, más allá de observar solo las acciones del niño. Pero el beneficio de esta práctica es que te da la posibilidad de controlar la situación, modificar aquello que lo detona y de esa forma mejorar la conducta de tu hijo.

 

Referencias:

Cloud, H., Townsend, J., Boundaries with Kids, Ed. Zondervan, United States, 1998, 223 pp.

Verduzco, M., Murow, E., Como poner límites a tus niños sin dañarlos, Ed. Pax México, México, 2001, 133 pp.

por Editorial

Forjando Hábitos [Padres]

septiembre 16, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Padres:

Ya sé los beneficios de enseñarle hábitos a mis hijos, pero ¿cómo le hago? Aquí te dejamos una serie de pasos que te ayudarán a clarificarte:

  1. Ten claro el hábito que quieres enseñar, uno por uno, paso por paso.
  2. Evalúa si es el momento adecuado para enseñarle a tu hijo, es decir no le puedes enseñar a ir al baño al año ni a los dos, porque todavía no esta preparado físicamente. Dale una revisada a nuestra entrada de desarrollo infantil (Redirección) para que tengas claras las etapas de los niños en este sentido.
  3. Traza una estrategia para lograr el objetivo.
  4. Instrumenta el plan anterior con constancia, lo más importante es repetir y repetir.
  5. Ten paciencia! La adquisición de hábitos requiere mucho tiempo, cariño y esfuerzo.
  6. Cuando avancé hazle saber lo bien que va. Cuando fallé no lo regañes, enseñalé otra vez como quieres que haga lo que tiene que hacer.

 

Recuerda que si no lo logra tu hijo pronto, no pasa nada! Puedes volver a intentarlo. Te sugerimos hagas un análisis de las variables que pudieron haber fallado. Un error frecuente es intentar enseñar algo que nosotros mismos no hacemos, para esto te invitamos a re o leer ¿Cómo poner límites?Otro punto es regañarlo cuando no lo hace bien y en lugar de reforzar lo que no quieres, estás reforzando otra conducta.

 

Referencias:

Verduzco, M., Murow, E., Como poner límites a tus niños sin dañarlos, Ed. Pax México, México, 2001, 133 pp.

por Editorial

Apertura Sexual [Padres)

septiembre 13, 2013 en Blog, Papás por Editorial

El círculo familiar, en cuanto a apertura sexual debe estar rodeada de límites fijos, ya que si ocurre lo contrario, los hijos aprenderán un concepto erróneo de la sexualidad, lo cual repercutirá en su vida sexual futura. Por lo que, si quieres que tu hijo(a) ejerza una sexualidad responsable lo mejor es mostrarle el ejemplo! Esto no quiere decir, caer en el otro extremo y no hablar nada acerca de la sexualidad, ya que esta represión desemboca en que el niño tenga fantasías donde se explique a su manera lo que significa y es la sexualidad. Es decir, existen entornos hiper o hipo sexualizados, y cada extremo afecta el desarrollo infantil.

Por ejemplo, la desnudez, cada familia tiene estándares acerca de este tema. Es normal, que el niño esté expuesto a cierto grado de desnudez en el baño, al cambiarse la ropa, etc; ciertamente esto no afecta su desarrollo. Sin embargo, cuando se expone al niño a un nivel alto de desnudez, incluso situaciones adultas de gratificación sexual, se le está enseñando la erotización de la desnudez, lo cual repercute en su influencia sexual y sus conductas.

Otra de los aspectos que incumben el tema de la apertura sexual, más allá de la comunicación, son los hechos. A través de las acciones de los padres, los hijos aprenden, observan, imitan y se identifican con modelos. Por eso, es muy importante tomar en cuenta que la llegada de un hijo cambia la dinámica de la pareja, se pierde la intimidad y la libertad en el aspecto sexual. Por lo tanto, se debe ser precavido con la sexualidad, ya que si el niño es testigo de relaciones sexuales entre los padres, le causaría un trauma profundo debido a que aprende de la experiencia y le surgen una infinidad de preguntas que querrá explorar.

 

Referencias: 

Sullivan, D., El sexo que se calla, Ed. Pax México, México, 1997, 277 pp.

Gil, E., Sexualized Children, Ed. Launch Press, 1993, United States, 360 pp.

Gil, E., A Guide for Parents of Children Who Molest, Ed. Self Esteem Shop, Mississipi, 1995, 31 pp.

por Editorial

Explicando la sexualidad [Padres]

septiembre 10, 2013 en Blog, Papás por Editorial

El tema de la sexualidad es un tabú todavía en nuestra sociedad. No resulta tan fácil hablar de sexo con cualquier persona y mucho menos con nuestros hijos! Peor aún cuando están pequeños, pues habrá que adaptar la información a su lenguaje. Es muy importante siempre hablar con la verdad, pero acorde a la edad del niño.

Por ejemplo, con niños menores de 8 años (edad mínima para poder explicarles de forma más completa), se puede manejar solamente “la creación del bebé por ambos padres, fruto del amor y del cariño” o “una experiencia mágica”. Si el niño insiste en saber más detalles, sería preciso comentarle que se le dará más información a los 8 años, edad en la que ya será capaz de comprender de forma integral. Una buena forma de cesar su insistencia de preguntas es contándoles un cuento donde se aborden valores relacionados con la sexualidad, como el matrimonio, el enamoramiento, etc.

Con niños mayores de 8 años es importante recalcarles el valor positivo de la sexualidad, ya que en la pubertad y adolescencia se crean conjunciones acerca de esto. Por lo que, conforme vaya creciendo y entrando a la adolescencia, los constructos infundados acerca del sexo son fundamentales para la prevención de conductas de riesgo. Una buena manera, de inducirlo al tema es crear una “cena especial” e ir guiando poco a poco la conversación, hasta retomar el punto inicial (Cómo se hacen los bebés). De la misma forma, te puedes apoyar en dibujos acordes a su edad para ir ilustrando tu explicación. Asimismo, es importante no olvidar el tema, sino ir reforzando el vínculo con tu hijo a través de una comunicación abierta. Toma en cuenta que en cuanto antes crees este diálogo, más fácil será abordarlo después.

 

Recomendación: Alexander´s Amazing Adventures

 

Referencias: Eyre, L., Hablemos de sexo, Ed. Amat, Nueva York, 2000, 217 pp.

por Editorial

Desarrollo Emocional [Padres]

septiembre 6, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Una buena enseñanza emocional puede prevenir a tu hijo de caer en situaciones de riesgo, como depresión, agresividad, etc. Asimismo, promueve un sano desarrollo que repercutirá en el ámbito social, familiar e intrapersonal. Sabemos que puede resultar pesado asumir toda la responsabilidad de su desarrollo, pero no es tan difícil como parece! Aquí te dejamos un par de tips que harán esta enseñanza ligera:

  1. Diviértete con tu hijo! Dedica tiempo para jugar y reír juntos.
  2. Los modelos familiares son importantes, procura que por lo general los perciba en buenas situaciones. 
  3. No le enseñes lo que no quieres que imite. Fíjate bien en tus reacciones emocionales antes de actuarlas. 
  4. Déjalo controlar cierta cantidad de frustración y enojo. Conforme vaya creciendo, aumenta los límites. 

 

Referencias: 

Lazarus, R., Emotion and Adaptation, Ed. Oxford, 1991, New York, 557 pp.

Schaefer, C., Foy, T., Ages and Stages, Ed. Wiley, 2000, New York, 232 pp.

por Editorial

Importancia de la Infancia [Padres]

septiembre 2, 2013 en Blog, Papás por Editorial

Como se menciona en el artículo principal, la infancia constituye una etapa crítica que sentará las bases para un desarrollo y desenvolvimiento exitoso. Por lo tanto, debido a la magnitud del período de la infancia, lo más conveniente es que el niño esté cerca de ambos padres, o en dado caso de las figuras sustitutas. El cuidado de un niño de pecho en una institución por perfecta que esta sea, no equivale a la presencia del padre y la madre.

En cuanto, al cuidado por parte de los padres, es de suma importancia que estos posean la capacidad de la maternidad y la paternidad en el amplio sentido de estos significados, con prudencia y solidez acerca de la concepción de un hijo. Por ejemplo, la mayoría de los embarazos adolescentes son producto básicamente del erotismo, todavía no se tienen las estructuras emocionales que les permita atender, cuidar y proteger a un bebé. Esta relación inmadura puede implicar muchos peligros para el infante.

La conexión entre madre e hijo inicia desde el nacimiento, a veces incluso antes, seguido del período de la lactancia. Este tiempo es muy gratificante para el bebé, por lo que si la madre esta ansiosa, impaciente, tensa, deprimida u obsesionada, en lugar de estar tranquila y afectuosamente atenta, el niño puede experimentar por contagio este clima. Si los padres se sienten angustiados por ser premigestos y tienen temor a fallar en algo, están en el derecho y obligación de buscar ayuda para superar su angustia, sus estados de ánimo y/o su culpabilidad por sentir que han hecho algo mal.

Es de suma importancia que el niño esté cerca de sus padres. Ahora bien, qué pasa cuando están ocupados trabajando y tienen poco tiempo para cuidarlo y deciden dejar a su hijo en una guardería? Lo que es poco recomendable es dejarlo desprovisto de los cuidados paternos, pero hay instituciones que cuentan con personal capacitado y posean con instalaciones adecuadas para hacerse cargo de ellos, como grupos pequeños, atención personalizada. Los niños necesitan de alguien que los cuide y los proteja, ya que no tienen la autonomía de su cuerpo ni pueden satisfacer sus propias necesidades. Evidentemente, lo más recomendable es que alguien cercano, de preferencia un familiar o una nana cariñosa, responsable, que permanezca junto a ellos los primeros meses. Esa persona debe ser constante, establece y de buen carácter que pueda estar presente durante todo su desarrollo, porque esta figura se volverá cómplice de sus placeres, de sus penas, de su progreso social y de sus respuestas emocionales. También será la persona que le explique claramente como es la vida, por ejemplo, que le explique cuando hace frío o calor, que le enseñará la manera de conducirse, que lo familizará con lo desconocido (entre esto, con su cuerpo y su propia persona), que lo introducirá a los grupos, entre otras acciones.

 

Bibliografía:

Dolto, F., Las etapas de la infancia: nacimiento, alimentación, juego, escuela, Ed. paidós, Barcelona, 2000, 182 pp.

Barudy, J., Los buenos tratos a la infancia: parentalidad, apego y resiliencia, Ed. gedisa, Barcelona, 2007, 253 pp.