Historia y Modelos de la Terapia de Juego

agosto 27, 2013 en Blog, Todos por Editorial

Los primeros indicios de Terapia de Juego surgen con el padre del psicoanálisis, Freud, quien en el transcurso de la elaboración de su teoría, toma el caso de Hans que presentaba fobia a los caballos. En el intento de aplicar sus conceptos teóricos a la práctica, se da cuenta de que los niños operan de un modo diferente. Así pues, la maestra vienesa Hermine Von Hug-Hellmuth, fue la primera en tratar a los niños a través del juego. Le siguen los estudios de Anna Freud y Melanie Klein quienes aportan concepciones radicalmente diferentes del modelo psicoanalítico. La primera intentaba ayudar al niño a comprender qué pensaban, sentían y por qué se comportaban como lo hacían y usaba el juego como el preámbulo para establecer una relación émpatica con el niño. En cambio la segunda, se abocó a trabajar con los niños como si el juego fuera el equivalente a la asociación libre en los adultos, es decir interpretaba las actitudes directamente del niño en el juego. En seguida, surgen distintos teóricos que distaban del psicoanálisis como Jung, Adler y Perls, que crean sus propios modelos, a los cuales se ha adaptado la Terapia de Juego. Sin embargo, de acuerdo a Schaefer, autor americano, los avances más reconocidos en terapia de juego son los de Virginia Axline, quien se inspiró en la terapia centrada en el cliente de Carl Rogers, la cual es la más usual en Estados Unidos.

Los diferentes modelos de intervención varían de acuerdo al marco teórico que apliquen. Las distintas Terapias de Juego se enlistan a continuación por orden alfabético:

 

  • Alderiana: modelo activo y directivo que enfatiza el papel de la sociedad, de las metas, de la subjetividad y creatividad del sujeto.
  • Centrada en el niño: el terapeuta es un mediador y compañero explorador en el autodescubrimiento del niño.
  • Cognitivo-conductual: Basada en la tarea de distinguir pensamientos irracionales, lógicos y el efecto que tienen las creencias y actitudes inadecuadas en el comportamiento. *Se requiere un nivel de abstracción y entendimiento alto, por lo que no se recomienda para niños menores de 8 años.
  • Ecosistémica: proviene de la teoría sistémica y de algunas de trabajo social. Trabaja a través de observar la conducta como una reacción a un cambio en el sistema.
  • Familiar: se ve a los miembros de la familia como una unidad, no se percibe al niño como un problema solo. Se fomenta la asistencia y participación de la familia en las dinámicas.
  • Fenomenológica: modalidad que utiliza principalmente la comunicación por imágenes como medio primario para la expresión de experiencias y de emociones.
  • Filial: parte de la centrada en el niño, los padres aplican la terapia de juego a sus propios hijos menores de 12 años, con la capacitación y supervisión del terapeuta.
  • Gestalt: aplica los principios básicos del funcionamiento integral del individuo (sentidos, cuerpo, las emociones y el intelecto), tiene sus bases en Fritz Perls.
  • Grupal: hace énfasis en el desarrollo de las relaciones humanas donde crecen y aprenden sobre si mismos. Esta modalidad, se puede fusionar con distintas teorías.
  • Jungiana: el proceso consiste en pasar de una situación familiar y consciente a un estado desintegrado para después volver a reintegrar, pero de otro modo.
  • Normativa: terapia en la que se adecua la teoría de acuerdo a las necesidades del paciente.
  • Psicoanalítica: el terapeuta ocupa el rol de la madre y enfatiza el papel activo del niño.
  • Relaciones Objetales / Temática: se basa en la teoría de relaciones objetales y en temas lúdicos específicos como problemas de apego, abuso, violencia, enfermedades, entre otros.
  • Terajuego: es una intervención breve e intensiva basada en los principios del apego. Utiliza técnicas físicas e interactivas. En esta modalidad, los padres participan directamente para mejorar la relación a través de intervenciones directivas.

 

Bibliografía: 

Schaefer C., Fundamentos de Terapia de Juego, Ed. Manual Moderno, 2005, México, 208 pp.